Panorámica bahía de Palma de Mallorca

Si estáis planeando viajar a la isla de Mallorca y no tenéis muchos días libres, ¡tranquilos! porque os vamos a organizar un itinerario por días a la isla y ¡sin que os mováis de casa! Hemos preparado una agenda apretada para recorrer Mallorca de punta a punta, sin saltarnos sus impresionantes playas y calas, sus pueblos de montaña y su capital, Palma, con los monumentos y puntos de interés que no puedes perderte. Como consejo deciros que alquiléis un coche para tener más facilidad e independencia para trasladaros de un lugar a otro. Mallorca es la isla más grande del archipiélago balear, con 3.640 Km2. Coged la maleta, un bañador y ropa cómoda porque vais a caminar mucho.

Día 1

Palma- Suroeste de la isla

Monumento de la Lonja en Palma de Mallorca

Nuestro recorrido arranca en la misma capital de la isla. Tanto si llegamos en barco como en avión, aterrizaremos en Palma. Aprovechemos entonces para conocer esta bonita ciudad que mira al mar mediterráneo.
Hay muchas opciones para empezar nuestra visita. Pasear por las calles del casco histórico, contemplar la antigua muralla, los patios de las casas señoriales, las iglesias, La Lonja o perderte por el barrio de los pescadores. Pero uno de los imprescindibles, es la visita a La Seu o la catedral de Santa María de Palma. Su majestuosidad por fuera y por dentro la convierten en una de las catedrales más bonitas de España. Sus vidrieras de colores reciben al visitante en mitad de un espectáculo de luces.

Interior del Rosetón de la catedral de Palma de Mallorca, entrando luz por él
A escasos metros vas a encontrar otro monumento que merece la pena: el Palacio de la Almudaina. Se trata de un Alcázar de origen musulmán del siglo XIII, que hoy pertenece a Patrimonio Nacional. El último sábado de cada mes a las 12.00 del mediodía se produce el Cambio de Guardia. Si coincide con tu visita no te pierdas a los soldados con los uniformes de 1808.
Otra de las visitas obligadas es a La Lonja. La entrada es gratuita cuando no hay exposiciones. Fue el lugar de reuniones de los mercaderes mallorquines. En la misma plaza y alrededores es muy típico tomar el aperitivo o puedes escoger en el barrio de Santa Catalina una terraza para refrescarte o probar la gastronomía de la isla.
La cocina regional es rica y variada como su pescado y marisco fresco, surtidos de embutidos, arroces, las cocas de verduras, el frito mallorquín, su queso y sobrasada o sus deliciosas ensaimadas. La otra opción para picar algo es en el mercado Gastronómico de San Juan, en el casco histórico de Palma. Un edificio modernista de principios del siglo XX. Cocina regional e internacional. Puedes optar por comedores dentro o terrazas fuera. Entre semana está abierto hasta las 12 de la noche y los fines de semana hasta las 2.00 de la madrugada.
Una vez que has cogido fuerzas y ya por la tarde, acércate en el coche a alguna de las calas más bonitas y cercanas de la capital. Te damos varias opciones:

Cala de Illetes.

A tan sólo 12,5 km de Palma encuentras esta pequeña playa con el agua de color turquesa. Tiene mucho ambiente, con pubs, restaurantes y chiringuitos playeros. Suele estar muy concurrida.

Cala del Mago

Es la playa nudista que pertenece al municipio de Calvià. Suele estar tranquila, salvo en temporada alta. Tiene variedad de servicios para que no te falte de nada durante tu estancia en la playa.

Cala Fornells

La más alejada de la capital, te llevará media hora en coche, pero merece la pena. Aguas cristalinas, arena, piedras y rocas nos dan la bienvenida. Es de las más tranquilas de la zona y tiene servicios.

Detalle de aguas cristalinas en Mallorca

Puerto de Andratx

Desde cualquiera de estas playas puedes ir a cenar y dormir a este Puerto, situado en el suroeste de la isla. Una pequeña bahía con mucho ambiente que cuenta con variedad de bares y cafés. En la zona del puerto puedes encontrar embarcaciones de lujo y las tiendas más extravagantes y de moda de la isla. Muy cerca se encuentran varias playas que si quieres darte un baño, te recomendamos: Cala Moragues, Cala Llamp o Cala d’Egos.

Pero sin duda, una de las excursiones más bonitas es la isla de la Dragonera. Un espacio natural con su fauna autóctona y vistas increíbles. Está a tan sólo 15 minutos en barco desde Mallorca. Si os gusta disfrutar de la naturaleza, anotad esta excursión para vuestra próxima visita a la isla.

Día 2

Sierra de Tramontana

Pueblo de la Sierra Tramontana en Mallorca

Tienes varias opciones: playa o montaña. Nosotros te proponemos para tu segundo día recorrer el enclave natural por excelencia de la isla.
Desde Andratx nos dirigimos en coche a la zona noroeste de Mallorca, al corazón de la Sierra de Tramontana. Declarado Patrimonio de la Humanidad, nos esperan pueblos, acantilados, montañas y calas increíbles.

Valldemosa

Pueblo pintoresco rodeado de montañas y calles empedradas y muy empinadas. Es una de las localidades más turísticas de la isla. Pero cuando llegues comprobarás por qué. Sus cuidadas calles y las fachadas de las casas, adornadas con esmero por los vecinos. Aquí vivieron el compositor polaco Chopin y la escritora francesa George Sand. Se alojaron en el monasterio que hay en el pueblo, en la Real Cartuja, uno de los edificios más visitados de la isla, después de la Seu.

Calle empinada y fachadas de casas en Valldemosa, Mallorca

Deyá

Seguimos nuestro camino por carreteras serpenteantes. Antes de llegar al puerto de Sóller, pararemos en esta pequeña localidad situada en una colina. Disfrutaremos de unas impresionantes vistas desde El mirador de Son Marroig. Si el calor aprieta puedes darte un chapuzón en la cala que hay a sus pies. Se trata de una pequeña playita de piedras, con aguas cristalinas.

Sóller

Tranvía de madera que va al Puerto de Sóller
De lo más turístico de la isla, pero merece la pena hacer una parada. Deja tu coche aparcado en el pueblo y súbete al tranvía que te dejará en el Puerto de Sóller. El viaje te cuesta 7€ y funciona desde las 8.00 hasta las 23.00 h. Llegarás a un bonito pueblo de pescadores con unas vistas increíbles de una de las bahías más bonitas de Mallorca. Te recomendamos que llegues al atardecer para contemplar el espectáculo de colores en el cielo. Puedes cenar en cualquiera de los restaurantes que hay cerca del mar y pasar aquí la noche.

Día 3

Norte de la isla

Desde el puerto de Sóller nos dirigimos al norte de la isla donde encontraremos paisajes espectaculares de acantilados y extensas playas de arena blanca y aguas cristalinas.

Puerto de Pollensa

Pararemos primero en el Puerto de Pollensa. Centro turístico por excelencia en verano y menos concurrido en invierno. En el paseo marítimo encontramos un mercadillo con puestos de artesanía local, joyería, moda y artículos de cuero. En la Plaza Mayor hay muchos bares con terrazas donde hacer un alto en el camino.
Luego cogeremos el coche para acercarnos al Cabo Formentor, la península de Mallorca de 20 km de largo. Es obligada la parada en el Mirador de Mal Pas, no apto para personas con vértigo por sus altísimos acantilados.

Costa norte de Mallorca con acantilados y pinares

Alcudia y Playas de Muro

La bahía de Alcudia cuenta con un puerto turístico y deportivo, de los más importantes de la isla. Si te gusta el Arte y la Historia, acércate antes al pueblo. Te sorprenderá su casco histórico con murallas templarias, castillos y monumentos medievales.
Luego date un baño en las playas de Muro. Con una extensión de más de 5 km de arena blanca, sus aguas son tranquilas y de poca profundidad. De fácil acceso, y con todo tipo de servicios e instalaciones turísticas. Se puede practicar deportes náuticos o simplemente dar un largo paseo a orillas del mar. Rodeadas de pinos, pertenecen al Parque Natural de S’Albufera. Sus playas vecinas son al norte, la playa de Alcudia, y al sur la playa de Can Picafort.

Playa de Muro, Alcudia en Mallorca
Parque de la Albufera

Si te gusta la naturaleza es de las visitas obligadas en la isla. Estas amplias marismas con más de un kilómetro y medio de dunas, es el hábitat de más de 200 especies de aves. Hay 4 rutas distintas que puedes hacer a pie o en bicicleta. En el centro de recepción del parque te pueden informar con detalle de los recorridos y todo lo que puedes ver en S’Albufera.

Día 4

Este de Mallorca

Muy cerca de S’Albufera llegaremos a la costa este de la isla. Seguramente sea de las zonas más tranquilas de Mallorca. Con pueblos muy pintorescos como Manacor o pesqueros como Porto Cristo. Además descubriremos las mayores formaciones rocosas naturales de la zona.

Cuevas del Drach y del Hams

Galería subterránea de la Cueva del Drach en Mallorca

Pertenecen al municipio de Puerto Cristo. Un pequeño pueblo pesquero donde encontramos antiguas casas de piedra y también un puerto deportivo. Pero su mayor atracción turística son dos cuevas subterráneas. La más concurrida es la del Drach y están a muy poca distancia una de la otra. Ambas están formadas por galerías subterráneas conectadas entre sí y un gran lago que se visita en barco. Dentro se puede contemplar un espectáculo de música clásica que dejan al visitante con la boca abierta por la buena acústica que hay.
En temporada alta, desde el 1 de julio al 30 de octubre, abren hasta las 17.00 horas.

Manacor

Es la segunda ciudad más grande de Mallorca y eminentemente industrial. Puedes encontrar un buen surtido de tiendas con las famosas perlas de la isla, locales, restaurantes y bares.
Si quieres disfrutar de un buen baño, en la costa Este de la isla encontrarás calas y playas rodeadas de paraje naturales únicos. Te damos varias alternativas:

Cala Mondrago

Cala Mondrago Mallorca
Situada en el Parque Natural de Mondrago , es una cala ideal para ir con niños por su poca profundidad y tranquilidad de sus aguas. Hay que dejar el coche en un parking público que te cobran 5 €. Luego descender unos 10 minutos, pero de fácil acceso. Desde aquí puedes caminar a otras dos playas S’Amarador y Caló d’es Burgit.

Cala Varques

Si no dispones de mucho tiempo durante este día, dirígete a otra cala más accesible. Porque para disfrutar de Cala Varques tendrás que caminar unos 30 minutos, una vez que dejas el coche en un descampado. Después de andar unos 2 km entre pinares llegarás a este trocito de arena blanca y de aguas transparentes. Tiene una cueva para hacer submarinismo. Tiene un chiringuito si quieres picar algo.

Cala S’Almunia

Cala S'Almunia en Mallorca
A 9 km de la localidad de Santanyí y a unos 40 minutos desde Porto Cristo encontramos esta pequeña playa. Una vez que dejas el coche aparcado entre las casa de Sa Comuna, tendrás que caminar unos 200 metros y bajar por unas escaleras con un desnivel pronunciado. Al final de nuestro camino nos espera esta calita bastante tranquila y de aguas transparentes con unas casitas de pescadores. Tened en cuenta que carece de servicios, así que coged un picnic por si el hambre aprieta.

Cala Millor

Es una playa larga de arena blanca con complejos hoteleros y turísticos. Una zona de esta costa mallorquina ha sido declarada reserva natural como la Punta d’Amer, con unas vistas impresionantes al mediterráneo. Aquí no tendrás problema para encontrar alojamiento durante tu última noche en la isla.

Día 5

Parque Nacional de Cabrera

Detalle de barcoo en Cova Blanca en La Cabrera, Mallorca

Llegamos a nuestro último día en Mallorca y os proponemos visitar cualquiera de las pequeñas islas que forman este archipiélago frente a la bahía de Palma. Desde el puerto de la Colònia Sant Jordi, a 56 km de Palma, cogeremos un barco que nos llevará en 45 minutos al puerto de la Cabrera. Allí nos espera un espacio natural protegido donde se puede disfrutar de sus calas, cuevas, acantilados y zambullirte en sus aguas de color turquesa. También puedes visitar su castillo del siglo XIV y el museo Etnográfico Es Celler. Pero el rincón que más triunfa y sorprende a los turistas es Sa Cova Blava o Cueva Azul. El barco hace una parada aquí para disfrutar del fondo marino. Por eso es imprescindible llevar vuestro equipo de snorkel .

Es Trenc

Cala D'Es Trenc Mallorca
Si a la vuelta te queda tiempo, puedes acercarte al municipio de Campos, muy cerca de Colonia Sant Jordi. Es una zona protegida sin urbanizar, donde llegaremos al Arenal de Es Trenc. Una playa virgen de más de 2 km y medio de largo donde encontraremos dunas, pinares, arena blanca, aguas cristalinas y mucha tranquilidad. No hay duchas ni instalaciones sanitarias.
Con un último baño en esta playa nos marcharemos de la isla con un buen y salado sabor de boca.
Como veis una escapada de cinco días a la isla da para mucho. Luego en función de vuestros gustos e intereses podréis elegir el itinerario que más os convenga.
¿A qué esperáis para hacer la maleta?