Conoce Mallorca en un fin de semana

 

¿Tienes muchas ganas de conocer Mallorca, pero el trabajo y otras obligaciones te impiden coger vacaciones? No desesperes porque te hemos preparado un viaje exprés de fin de semana a la isla. Ya sabemos que abarcar todo Mallorca en dos días es tarea imposible, pero vamos a intentar visitar lo imprescindible, sin que falten las mejores calas y playas mallorquinas.
Sólo tienes que preparar tu maleta con toalla, bañador y ropa cómoda para recorrer la isla en tan sólo 48 horas. No olvides reservar tu billete de avión o barco que te llevará hasta Palma, su capital. ¿Estás preparado?

Sábado

Palma- Sóller

Panorámica Sierra Tramontana con pueblo típico

Nada más aterrizar en Palma te recomendamos dar un paseo por el casco histórico y entrar a ver su catedral, La Seu. El lugar más emblemático de la capital, que se puede contemplar desde cualquier punto de la bahía. Prepara 7 € que te cuesta la entrada y si vas con niños, que sepas que ellos no pagan.
Pero sin duda una de las mejores formas de conocer la isla la primera vez que llegas es montado en el tren de Sóller. En la misma Plaza de España encontrarás el Parc de Ses Estacions y a la entrada verás donde sale el tren que te lleve a la bonita localidad de Sóller. El trayecto de ida cuesta 18 € y dura aproximadamente una hora.
Se trata de un viaje, en un tren de madera, de principios del siglo XX. Durante sus 27 km de recorrido podrás contemplar la Sierra de Tramuntana, declarada patrimonio de la humanidad y sus pintorescos pueblecillos.

Cuando llegues a Sóller puedes coger el tranvía que te lleva al Puerto. Cuesta 7 € y funciona desde las 8.00 hasta las 23.00 horas, con salidas cada media hora.

El Port de Sóller es un bonito pueblo de pescadores, donde podrás disfrutar de unas increíbles vistas de la bahía. Repleto de instalaciones turísticas, restaurantes, bares y tiendas, es un lugar ideal para degustar pescado y marisco fresco. Aquí también puedes alquilar un barquito o un velero para ir de excursión hasta las calas más cercanas como Sa Calobra, de acceso vertiginoso en coche, por la cantidad de curvas que encuentras por el camino, nada menos que 14 km, con un desnivel de 900 metros. Se le conoce como el Nudo de la Corbata. Por eso es una buena opción el barco para llegar hasta la desembocadura del Torrent de Pareis.
Sa Calobra está formada por dos playas. Una, la que lleva ese nombre, tiene apenas 30 metros de longitud, está formada por arena blanca y pequeñas piedras. Hay varios restaurantes si quieres tomar algo. La otra playa, es el Torrent de Pareis, mucho más grande, que se llega por un camino de tierra a través de un estrecho túnel. Merecen la pena por sus aguas cristalinas, de color azul turquesa. Te puedes dar un chapuzón tranquilamente porque el mar suele estar calmado.
De vuelta a Sóller, pasa la noche aquí porque el domingo comienza la ruta por el norte de la isla.

Vistas de la playa y Puerto de Sóller en Mallorca

Domingo

Norte y Este de la isla

Te recomiendo que alquiles un coche para este día porque te será más fácil recorrer los pueblos y playas, sin tener que depender de horarios de autobuses.

Cabo Formentor

Dirígete desde Sóller hacia el Cabo de Formentor. Desde Pollença sale la carretera hasta el faro del Cap. Un trayecto espectacular por la costa norte de la isla. Por el camino encontraras varios miradores. El más conocido es el de Mal Pas y si el día está muy despejado podrás ver la isla de Menorca. Los acantilados a tus pies sólo son aptos para personas sin vértigo. A la vuelta de visitar la península de Formentor, acércate a la playa del mismo nombre.

Playa de Formentor

Vistas de la playa Figuera en Cabo Formentor en Mallorca
Rodeada de bosques de pinos, esta playa de 1 km de longitud, es de las más bonitas del norte de Mallorca. De aguas transparentes y arena blanca, es ideal para hacer una parada y descansar antes de continuar con nuestro intenso viaje.

Alcudia

Llegamos a este municipio pintoresco y con un patrimonio monumental muy importante. Podemos visitar sus murallas y puertas medievales, sus casas señoriales y renacentistas o contemplar el yacimiento arqueológico de la Ciudad Romana de Pollentia.
Continuamos nuestro viaje por carretera, hacia algunas de las calas más impresionantes de la costa este de la isla. Tenemos varias opciones:

Cala Agulla

Detalle aguas azules y cristalinas arena blanca en Mallorca
Esta zona de la costa mallorquina ha sido declarada Área Natural de Especial Interés. Situada a 1,8 km de la localidad de Capdepera. Lo primero que nos llamará la atención son sus pinares de grandes dimensiones y lo poco urbanizado que está. Allí nos espera una playa de arena muy fina y blanca.

Cala Mondragó

 

Cala Santanyi en Mallorca
Siguiendo la costa este y bajando hacia el sur, encontramos otro entorno natural. Esta cala de arena fina y aguas transparentes y poco profundas, se divide en dos playas: la de Font d’en Alís y la de S’Amarador. Al lado se encuentra un humedal con mucha variedad de aves.

Cala des Moro

Cala des Moro en Mallorca
Dirígete al municipio de Santanyí y desde allí a unos 6 km encontramos esta playita, quizá de las más concurridas de la zona. Una vez dejemos el coche aparcado, continuaremos a pie unos 400 metros por un camino, con un desnivel algo pronunciado. Entre rocas y pinares se alza Cala des Moro con sus aguas cristalinas y de color azul turquesa. Ideal para practicar snorkel por su impresionante fondo marino y porque puedes ver alguna cueva que hay por la zona.

Cala S’Almunia


Al lado de esa cala encontramos ésta otra con unas casitas de pescadores en la misma playa. Es un embarcadero pequeño sobre rocas que los bañistas lo utilizan como solarium. Para acceder tienes que bajar por unas escaleras, con un desnivel pronunciado. Calculad que desde el aparcamiento hasta la cala hay aproximadamente 2 km.
Aprovecha y disfruta de un buen baño porque será el último de tu estancia en la isla. En unas horas volvemos a casa. Antes dirígete a la capital de nuevo, que está a unos 60 km.

Terminamos en Palma

Detalle de un patio decorado con macetas en casa señorial Palma de Mallorca
Antes de coger tu avión o barco de regreso, pica algo por Palma. Te recomendamos visitar el mercado Gastronómico de San Juan. Situado en el casco histórico, puedes probar cocina regional o internacional. Desde pescado o marisco fresco, las cocas de verdura, el frito mallorquín, sus quesos y embutidos o las deliciosas ensaimadas…
Te llevarás de Mallorca tan buen sabor de boca que cuando llegues a casa, te pondrás a planear otra escapada a la isla y conocer todo lo que te has dejado en tu visita exprés.