Fondear en Palma de Mallorca, las mejores calas

Mallorca  es internacionalmente conocida por el azul de su costa y la belleza de sus calas. A pesar de que el litoral está bastante construido y de que en verano se llena de muchos turistas aún es posible navegar por sus aguas con tranquilidad.

También cabe mencionar que su situación geográfica hace que un cambio de clima o de viento pueda afectar repentinamente a las condiciones de seguridad del fondeo de la embarcación. Así que, en ese sentido, requiere especial atención.

Dicho esto, has de saber que la isla ofrece muchos lugares de fondeo: un total de 152. Para que disfrutes al máximo de tu hobby favorito, te hemos preparado una selección de las mejores calas mallorquinas para fondear tu embarcación.

Calas donde fondear tu embarcación en Mallorca

 

Cala Fornells

Situada entre las playas de Santa Ponça y Peguera, está considerada una de las mejores calas para fondear en el archipiélago. A pesar de no ser un lugar muy transitado, al ser pequeña hace que parezca que está siempre llena. Es ideal para practicar snorkel. Podrás encontrar una amplia variedad de animales marinos. También merece la pena su entorno natural. Eso sí, ese mismo hecho hace que sea un lugar que no tiene muchos servicios ni equipamiento.

Cala Figuera

Ubicada en la costa oriental de la isla, sus alrededores están llenos de pueblos pesqueros que no han cambiado mucho a pesar de la llegada del turismo. Hablamos de tranquilidad a la antigua usanza. Es ideal si quieres fondear pero sin renunciar  a la comodidad de los restaurantes y otros servicios de la zona.

Si paras aquí, no te olvides de visitar la famosa Cueva del Drach, que tiene un lago subterráneo y está considerada una de las cuevas más grandes del mundo.

Cala Figuera en Cabo Formentor Mallorca

Cala Ratjada

Si navegamos por el noroeste de la isla, encontraremos la Cala Ratjada, uno de los destinos turísticos más populares de la zona. Así que, si eliges fondear aquí no tendrás problemas a la hora de encontrar lugares para comer.

A pesar de su popularidad, sigue siendo un lugar mágico, ideal para el turismo náutico. Todavía es fácil encontrar lugares casi vacíos. Eso sí, has de tener cuidado a la hora de elegir el lugar para fondear porque es una zona de rocas de difícil acceso. Otro imprescindible de la zona es el faro de Capdepera.

Es Caló

Lo que más llama la atención de esta cala es su puente de roca que la convierte en visita obligada. Además, en ocasiones se puede practicar la escalada en este puente. Si quieres fondear aquí es especialmente sencillo dado que fue utilizada como puerto natural durante mucho tiempo por sus excelentes condiciones que aún conserva. La calma y la genuina naturaleza de sus alrededores lo convierten en rincón perfecto para pasar un buen rato y desconectar del estrés.

 Cabo Formentor

Conocida también como el “punto de encuentro de los vientos”, es uno de los destinos más turísticos del archipiélago dada la belleza de sus playas. Este seudónimo se debe a que el viento y las olas chocando contra las rocas van moldeando poco a poco su costa escarpada. Si fondeas aquí podrás encontrar una amplia variedad de servicios que te permitirán disfrutar de una estancia más cómoda. Por su puesto, no te pierdas las vistas desde el faro de Formentos.

Es Carbó

Esta cala es la más popular entre los practicantes del turismo náutico. Está situada frente al islote de Na Molina, su arena, sus aguas cristalinas y sus espacios protegidos te seducirán al instante. Si fondeas tu embarcación aquí puedes ir caminando hasta Sant Jordi.

En este pueblo podrás sentarte a comer en uno de sus numerosos restaurantes y disfrutar de la combinación de naturaleza y servicios sin moverte demasiado. Otra opción también recomendable es desplazarte con tu embarcación al Este de Sant Jordi y pernoctar en algún lugar entre entre los islotes de Guardis y el de Moltona.

Cala Brafi

Estamos ante una bonita cala de arena, piedras y rocas situada cerca de Portocolom. Cuenta sólo con 7 metros de profundidad  que se reducen rápidamente según te acercas a la orilla.  Por eso solo  es recomendable el fondeo para embarcaciones de poco calado. Es una de las calas mejor conservadas de la isla, de ahí que merezca la pena visitarla.

Cala Varques

En uno de los rincones con encanto menos explorados de la isla y su playa es prácticamente virgen. Encontrarás suaves acantilados y aguas de un intenso azul turquesa. Al ser un entorno protegido por  el valor de su flora y fauna hay pocos servicios. También has de tener en cuenta que el tamaño máximo de las embarcaciones que pueden fondear aquí es de  44×50.

Cala Mondragó

Situada en el enclave de la reserva natural de “La turquesa” tiene una arena muy fina y poca profundidad. Por tanto, por motivos de seguridad, tendrás que fondear a unos metros de la playa  Merece la pena también por sus alrededores y  a pesar de ser una playa bastante popular podrás disfrutar de ella sin grandes aglomeraciones. Ten en cuenta que al estar de una reserva natural el número de servicios e instalaciones es menor.

Cala Auberdans

Deja tu embarcación aquí y explora sus alrededores con tranquilidad. Camina por los amplios pinares del alrededor o visita la atalaya de Canyamel del siglo XIII, una de las torres más populares de la isla por la peculiaridad de su construcción. El hecho de que esté situada a casi 10 km de la localidad de Capdepera hace que la playa esté casi vacía y se pueda disfrutar de ella sin aglomeraciones. Además, si te gusta el buceo o el espelobuceo no te pierdas las aguas de las cercanas cala Roja y cabo del Pinar.

En barco por Mallorca, algunas rutas de interés

Para terminar, además de las calas que ya hemos mencionado, si navegas por la isla de Mallorca hay algunas rutas que merece la pena seguir por la belleza de sus aguas y sus calas. Aquí van dos de los ejemplos más significativos:

De Cabo Salinas a Cala D’or y Porto Petro

Para hacer está ruta te recomendamos que lo hagas con el auxiliar porque te permitirá acercarte justo encima de las rocas y disfrutar de sus formas en las calas de Tugores, Marmol o S’Almonia.

En Porto Petro  podrás fondear libremente. Eso sí, ten cuidado con que el ancla no garree. Ocurre lo mismo en Cala D’Or, con la diferencia de que si vas en verano, no merece la pena parar aquí porque hay demasiada gente.

A Porto Cristo con parada en Porto Colom

La cala de Mitjana o la de Sa Nau te conquistarán con sus aguas cristalinas, sus colores y sus pequeñas playas del fondo. Cuando llegues a Porto Colom, te sorprenderá la seguridad de su fondeo. El lodo gris de su fondo permite un agarre excelente del ancla. Si te pilla un temporal,  este es el lugar ideal para resguardarse.

En tu camino a Puerto Cristo recorrerás una amplia parte de costa con tramos bastante urbanizados, calas muy interesantes y zonas casi vírgenes. Eso sí, es posible que un cambio de viento te obligue a levar anclas y hacerte a la mar a media noche en busca de un lugar más seguro.